miércoles, 16 de agosto de 2017

CaixaBank lanzará Apple Pay antes de finales de 2017

Antes de finales de año, los clientes de CaixaBank y de imaginBank podrán disponer de Apple Pay, un sistema de pago sencillo, seguro y privado que, al mismo tiempo, es rápido y cómodo y ofrece una excelente experiencia de usuario.

Según afirma Juan Alcaraz, director general de CaixaBank, “creemos firmemente que Apple Pay es un gran ejemplo de cómo las entidades financieras podemos trabajar conjuntamente con la industria tecnológica para desarrollar nuevos servicios en beneficio del cliente. Apple Pay supone un paso adelante en la apuesta de CaixaBank por el pago móvil y refuerza una gama comercial totalmente diferencial en el mercado gracias a la combinación de tecnología y de desarrollo de servicios exclusivos totalmente centrados en ofrecer la mejor experiencia de usuario”.

martes, 15 de agosto de 2017

Dificil cerrar una cuenta bancaria

Cuando cerrar una cuenta bancaria se convierte en una auténtica odisea
El proceso de abrir una cuenta bancaria se ha ido simplificando con la llegada de la tecnología. Hace unos años, para hacerte de un banco tenías que acudir a la oficina y solicitar la apertura, pero actualmente este proceso se puede gestionar fácilmente por Internet, enviando la documentación para validar los datos o, incluso, mediante una videollamada o un selfie.
Claro está que a los bancos les interesa poner las máximas facilidades para abrirnuevas cuentas bancarias. Pero el asunto se complica cuando la operación a realizar es justo la contraria: cerrarlas. Como advierten desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, cancelar una cuenta bancaria puede convertirse en una auténtica odisea en algunos bancos. 
Posibilidad de cerrar la cuenta en una única oficina
Poco a poco, la banca tradicional se ha ido modernizando y, actualmente, utiliza Internet para realizar gran parte de las operaciones. Sin embargo, hay un muro que parece nunca superar: el proceso de cierre de una cuenta. Y es que bancos importantes como CaixaBank, Sabadell, Santander o Bankia obligan al cliente a acudir personalmente a la misma oficina donde abrieron la cuenta para darla de baja. Además, no permiten hacerlo en cualquier otra oficina de su misma red, aunque se encuentren ambas en la misma ciudad. Esta condición se convierte en un problema para muchos clientes que han cambiado de domicilio y la oficina donde se abrieron la cuenta se encuentra lejos de donde viven.
Pero ¿por qué a los bancos les cuesta tanto dar de baja una cuenta bancaria? Probablemente sea por la simple razón de que no les interesa facilitar el proceso que desencadena una pérdida de un cliente.
EVO, ING y BBVA, los bancos más flexibles
Pero no todos los bancos son igual de rígidos en cuanto a su política de cierre de cuentas. Encontramos entidades más flexibles como EVO Banco, que permite hacerlo en cualquier oficina de su red. Incluso hay bancos como ING o BBVA que permiten hacerlo por teléfono, evitando así el desplazamiento hasta una oficina.
Y, por último, tenemos el caso de las cuentas de bancos 100 % online. A pesar de que pueda parecer que el proceso de cierre se gestionará de la misma forma que el de alta, por Internet, en muchas ocasiones no es así. Hay muchos bancos online que solo aceptan la baja si se tramita por teléfono, sin posibilidad de poder realizar la operación desde la plataforma web.
¿Por qué siguen esta política?
La razón que dan muchos bancos al hecho de que el cliente tenga que acudir a la misma oficina donde se abrió la cuenta para cerrarla es que así puede entregar las libretas o tarjetas para que también se anulen. No obstante, esto no justifica el hecho de que tenga que ser la oficina original el lugar donde puedan hacerlo.

Los bancos deberían flexibilizar sus procesos, no solo para que el cliente pueda cancelar una cuenta o cualquier producto bancario con más facilidad, sino para demostrar que se están adaptando bien a las nuevas tecnologías.

lunes, 14 de agosto de 2017

Banco Popular acuerda vender a Blackstone una participación mayoritaria de su cartera inmobiliaria

La cartera incluye activos inmobiliarios y créditos por un valor bruto agregado de unos 30.000 millones de euros, así como el 100% del capital de Aliseda.

La valoración de los activos en España (inmuebles, créditos dudosos y activos fiscales, sin incluir Aliseda) es de aproximadamente 10.000 millones de euros. Esta valoración está en línea con el valor de los activos, incluyendo las provisiones y saneamientos realizados en el balance de Popular tras la compra de Santander, de manera que no genera ni plusvalía ni minusvalía material.

Los activos se traspasarán a una nueva sociedad participada en un 51% por Blackstone y un 49% por Banco Popular.

Esta operación tendrá un impacto positivo en la ratio CET1 fully loaded de Banco Santander de 12 puntos básicos. A ello se suma la recuperación de cinco puntos básicos que se consumían como resultado de la compra del 51% de Aliseda por Banco Popular.

Banco Popular S.A ha acordado hoy vender a Blackstone Real Estate Partners Europe V (Blackstone) el 51% de su negocio inmobiliario (inmuebles y créditos). La operación se produce tras el proceso de selección competitivo en el que tres compañías internacionales expertas en la gestión de estos activos presentaron ofertas. Finalmente, resultó elegida Blackstone al plantear la mejor oferta, tanto en términos económicos como en lo relativo al plan estratégico para gestionar el negocio.

El acuerdo se produce después de que la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea diera hoy la autorización a Banco Santander para la adquisición sin restricciones de Banco Popular.

La transacción implica la creación de una sociedad a la que Popular traspasará activos con un valor bruto contable agregado de unos 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda. La valoración de los activos en España (inmuebles, créditos dudosos y activos fiscales, sin incluir Aliseda) es de aproximadamente 10.000 millones de euros, sujeto a cambios en función del volumen de activos remanente a la fecha del cierre y de la integración de Aliseda. Esta valoración está en línea con el valor de los activos, incluyendo las provisiones y saneamientos realizados en el balance de Popular tras la compra de Santander, de manera que no genera ni plusvalía ni minusvalía material.

La nueva compañía estará participada en un 51% por Blackstone, que toma así la participación mayoritaria, y un 49% por Banco Popular. La gestión del patrimonio de la sociedad conjunta será asumida por Blackstone conforme al plan de negocio que ha diseñado y cuya ejecución se concretará bajo su dirección. Con el traspaso a la nueva sociedad, Popular desconsolidará de su balance este conjunto de activos.

Rodrigo Echenique, presidente de Santander España: “Estamos muy satisfechos con el acuerdo alcanzado con Blackstone. La operación nos permitirá reducir significativamente la exposición inmobiliaria en el balance y seguir consolidando el banco para centrar todos nuestros esfuerzos en la actividad comercial. Es, además, un paso importante para la integración de Popular en Santander y muestra la capacidad de ejecución del Grupo. El interés que ha despertado la operación entre inversores internacionales es una señal inequívoca de confianza en la economía española y damos las gracias a todos los que participaron en el proceso”.

John Gray, responsable global de Inmobiliario de Blackstone, afirmó: “Esta importante inversión refleja nuestra confianza en la fuerza de la recuperación económica de España. Estamos encantados de asociarnos con Santander para maximizar el valor de la cartera”.

Se estima que la operación tendrá un impacto positivo en el capital CET1 fully loaded de Grupo Santander de 12 puntos básicos. A ello se suma la recuperación de cinco puntos básicos que se consumían como resultado de la compra del 51% de Aliseda por Banco Popular.

Está previsto que la operación, que está sujeta a las autorizaciones correspondientes y los ajustes habituales en este tipo de transacciones, se cierre en el primer trimestre de 2018. Pedro Pablo Villasante, consejero independiente de Banco Popular, ha supervisado el proceso de venta de estos activos. Tal proceso ha contado con el asesoramiento de Morgan Stanley.

sábado, 12 de agosto de 2017

Fintonic te ofrece los mejores préstamos

Los mejores préstamos de bancos y financieras, pero sin depender de ellos con Fintonic.

Y además disponibles 24 horas / 365 días de manera online y gratuita.

Sé libre. Un préstamo independiente, sin abrir nuevas cuentas bancarias o vincularte a un banco. Y desde el 6,95% TIN (7,11% TAE).

Sé único. Elige el importe y la cuota para adaptar el préstamo a tus necesidades.

Sé práctico. En 3 minutos y sin salir de Fintonic, tienes la financiación que TÚ QUIERAS.

Préstamos CON todo lo que necesitas, pero SIN Comisiones, Papeleo, Letra pequeña, Intermediarios, Vinculación al banco, Abrir nuevas cuentas bancarias, Productos asociados.


Quieres saber más? Descúbrelo aquí : Fintonic

Los millennials y las tarjetas de crédito

¿Salen perjudicados los ‘millennials’ por miedo a utilizar las tarjetas de crédito?
Según los datos facilitados por el Banco de España, actualmente, en nuestro país hay más tarjetas en circulación que habitantes; concretamente, al cierre del primer trimestre de 2017 había 49,88 millones de tarjetas de crédito (y otras tantas de débito) frente a los 46,56 millones de ciudadanos que tiene nuestro país.
No obstante, aunque la cantidad de “plásticos” en circulación aumente cada año en España, parece que la generación “millennial” siente cierto temor a utilizar tarjetas de crédito por miedo a sobreendeudarse.
Tanto es así que, según los datos facilitados por el Departamento de Investigación de Merca 2.0, el 35,5 % de las mujeres y el 38,4 % de los hombres pertenecientes a esta generación prefieren realizar los pagos con dinero en efectivo, tanto a la hora de realizar una compra como en el momento de hacer un pago.
Ventajas y peligros de las tarjetas de crédito
Como indican desde el comparador de tarjetas HelpMyCash, la clave a la hora de disponer de una tarjeta de crédito reside en que conozcamos sus características en profundidad (costes, modalidades de pago, descuentos y promociones, etc.) y, sobre todo, en que seamos responsables con su uso. Es decir, que, aunque nos permitan disponer de dinero a crédito, no lo utilicemos si no estamos seguros de poder reembolsarlo y cumplir con las condiciones de financiación a las que nos comprometamos.
Ahora bien, las tarjetas nos pueden aportar muchas ventajas como disponer de dinero a crédito y devolverlo mediante la modalidad de pago que prefiramos (total, fraccionada, etc.), disfrutar de seguros en viajes, compras, etc. de manera gratuita, participar en programas de puntos, descuentos, devoluciones en compras… y nos permiten llevar un control exhaustivo sobre nuestros gastos.
Los peligros de este instrumento financiero son, por un lado, los altos intereses que, generalmente, aplican las entidades concesoras a la hora de fraccionar las compras que realicemos (suelen rondar el 25 % TAE); por el otro, que en algunos casos hay que pagar comisiones de emisión y mantenimiento; y, por último, pero no menos importante, el peligro de hacer un uso irresponsable y, por ende, entrar en una espiral de deudas muy perjudicial para nuestra salud financiera.
En cualquier caso, un análisis reciente de CNBC (Consumer News and Business Channel) afirma que con las tarjetas de crédito podemos generar ahorros muy elevados, basándose en la idea de que el dinero ahorrado en intereses por no tener una deuda pendiente puede resultar más favorable que cualquier retorno que se podría obtener al invertir en negocios que generen un retorno económico.
¿Y qué ocurre con las nuevas modalidades de pago?
Después de ver cómo el uso de las tarjetas de crédito no ha calado en la generación millennial la pregunta que nos podemos llegar a hacer es cómo han calado las nuevas modalidades de pago, en concreto las de móviles.
Ante todo pronóstico, parece que tampoco han triunfado como se esperaba, ya que, según los datos facilitados por un estudio de la consultora PwC, el 55 % de los consumidores españoles nunca han comprado nada a través del móvil. Ante esto, parece que los españoles no terminan de desprenderse del dinero en efectivo.



jueves, 10 de agosto de 2017

Pagar lo mínimo por un crédito, esto te interesa

Cuando necesitamos financiación, una de nuestras prioridades es conseguirla al mejor precio. Por eso, si vamos a solicitar un préstamo y queremos saber cuál será el coste que pagaremos, tanto en las cuotas mensuales como en total, es fundamental que nos fijemos en la Tasa Anual Equivalente (TAE).
Este indicador agrupa todos los costes que tendremos que asumir por disponer del préstamo: los intereses, las comisiones, los posibles productos vinculados… De hecho, es preferible que le demos más importancia a la TAE que al TIN (Tipo de Interés Nominal), ya que el segundo únicamente indica cuál es el interés aplicado. Tanto es así que es muy común encontrarnos con préstamos al 0 % TIN que, en realidad, son mucho más caros que otros con un TIN del 6 %, pero con una TAE inferior.
En cualquier caso, como indican desde el comparador de créditos HelpMyCash, aunque todos los préstamos tengan una TAE establecida, dependiendo del plazo y del importe que seleccionemos, podremos influir en el coste final que pagaremos.
La lección del ahorro crediticio
Una vez aclarado que el indicador que engloba todos los costes de un préstamo personal es la TAE, a continuación explicaremos cómo afecta el importe y el plazo que seleccionemos al precio final y al de cada cuota mensual que abonaremos por el crédito.
Antes de nada, debemos saber que a la hora de buscar y comparar entre diferentes créditos al consumo (en concreto, si lo hacemos por Internet), las entidades y prestamistas nos permitirán utilizar los simuladores online de sus páginas. Con esta herramienta podremos seleccionar el importe que deseamos y el plazo en el que queremos reembolsarlo y automáticamente se calculará el coste que pagaremos. Además, podremos utilizarla sin necesidad de comprometernos y de manera gratuita.
Dicho esto, lo primero que debemos tener presente es que cuanto mayor sea el plazo en el que reembolsemos el préstamo, más intereses se generarán y, por ende, más dinero terminaremos pagando. No obstante, aunque el objetivo sea pagar lo mínimo por el crédito, es prioritario que el plazo que escojamos se adapte a nuestra economía. Es decir, debemos devolver el dinero en unas cuotas que sean asequibles y no seleccionar plazos breves que quizá no podamos asumir. Esto podría llevarnos a caer en el impago de alguna de las cuotas, lo que supondría acabar pagando mucho más de lo que esperábamos.
Así, el objetivo principal es buscar el equilibrio entre ahorrar el máximo de dinero posible y, a la vez, cerciorarnos de poder hacer frente a todas las cuotas del préstamo sin que eso desestabilice nuestra economía.
Devolver un crédito en 2 años o en 6: ¿qué es más caro?


Una vez explicada la teoría, resulta necesario plasmarlo en un ejemplo práctico para entenderlo mejor. Pongamos que solicitamos un préstamo de 10.000 euros con una TIN del 8 %. En el caso de reembolsarlo en 2 años, pagaríamos un total de 10.854 euros. En cambio, si lo reembolsásemos en 6 años, abonaríamos un total de 1.770 euros, es decir, una diferencia de 1.957 euros.

Creditos-Hipotecas © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO